NACIONALES

Periodistas y política: ejercicio bochornoso

Por el periodista Alberto Quezada.

Una de las profesiones más nobles, fascinantes y excitantes que existe en la tierra es Periodismo. Con razón el difunto Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez lo definió en sus buenos tiempos de reportero en el emblemático periódico colombiano “El Espectador” como el más bello oficio del mundo.

Ahora bien, luego de parafrasear al inmenso Gabriel García Márquez y ver como el ejercicio del Periodismo y el papel de los medios de comunicación, especialmente los impresos, están siendo cuestionados por algunos sectores de la sociedad civil por sus altos niveles de contaminación política, es bueno hacer algunas reflexiones.

En la República Dominicana, al decir de esos sectores, lo que está pasando con los medios de comunicación y los periodistas es sencillamente bochornoso, la expresión más alta de la desvergüenza.

Ante esos planteamientos es necesario hacer algunas puntualizaciones que pudieran conducir a un debate franco y abierto que pueda dar una visión o mirada diferente de cuál es la dinámica del llamado “Cuarto Poder” en otras latitudes para que nos dejemos de hipocresía.

El ejercicio del Periodismo para los que son periodistas de verdad, afirman algunos teóricos de la comunicación social tradicional norteamericana, debe constituir una consagración con el sacrificio, un compromiso con la verdad y un matrimonio sin divorcio con las causas más nobles de la sociedad que le ha tocado vivir.

Sin embargo, hay una corriente más de vanguardia de la escuela europea que plantea que el periodista o comunicador para mantenerse apegado a esos postulados cardinales señalados más arriba no necesariamente tiene que despojarse de sus convicciones y simpatías ideológicas, religiosas y políticas.

En ese contexto, señalan algunos exponentes de la escuela europea como el periodista Jean Daniel, en los Estados Unidos, por ejemplo, esa meca de la democracia occidental, sus diarios fundamentales, dígase The New York Times y Washington Post desarrollan y asumen una posición política partidaria de defensa en sus líneas editoriales favorables a los partidos Demócrata y Republicano.

En España, continúa reflexionando el distinguido periodista, perteneciente al continente del primer mundo y referente y paradigma del nuevo periodismo del siglo XXI, dos de sus periódicos más importantes, sino los más importantes, están cada uno inclinado a las dos corrientes políticas partidarias que gravitan por la lucha del poder político, uno el ABC; al Partido Popular y el otro, El País; al Partido Socialista Obrero Español.

No sé si por nuestro atraso político o condición de país subdesarrollado y dependiente es que nos alarmamos; y no se termina de entender este nuevo proceso que vienen experimentando los medios de comunicación en el mundo.

Ha llegado la hora de que los periodistas y medios de comunicación nativo asuman una actitud más definida y honesta que los conduzca enfrentar con más honestidad los nuevos retos del periodismo ante la globalización.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba