Salud

Logran trasplantar con éxito un riñón de cerdo a un ser humano

Cirujanos del hospital Langone Health, de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), han logrado que el trasplante de un riñón de cerdo modificado genéticamente funcione ya 32 días en el cuerpo de una persona en muerte cerebral, lo que supone un hito, informó este miércoles la institución.

El trasplante se realizó el pasado 14 de julio en un paciente de 57 años fallecido pero cuyo corazón sigue bombeando con asistencia, y los 32 días que lleva funcionando el órgano suponen «el periodo más largo en que un riñón de cerdo modificado genéticamente ha funcionado en un humano», según un comunicado.

Este mismo miércoles se publicó en la revista JAMA Surgery una investigación de otro caso que refleja los avances en los xenotransplantes, de la Universidad de Alabama, en el que a otro paciente en muerte cerebral le trasplantaron dos riñones de cerdo modificados y estos funcionaron durante siete días.

SOMOS SUB AGENTE DEL BANCO DE RESERVAS.

La investigación en NY, que continuará hasta septiembre, supone el quinto xenotrasplante del hospital NYU Langone, y estuvo dirigido por el doctor Robert Montgomery, presidente de su departamento de Cirugía y director del Instituto de Trasplantes de la institución.

La nota señala que en otros trasplantes de órganos de cerdos modificados se incorporaban hasta 10 modificaciones genéticas, pero en este estudio se usó un riñón con solo un gen modificado.

LLAMA ROPAS DEPORTIVAS PARA DAMAS Y CABALLEROS.

«Este trabajo demuestra que un riñón de cerdo, con solo una modificación genética y sin medicaciones o aparatos experimentales, puede reemplazar la función de un riñón humano al menos durante 32 días sin ser rechazado», indicó el cirujano.

El primer problema de los xenotransplantes es el «rechazo híper agudo» que ocurre en cuestión de minutos cuando se conecta un órgano animal al sistema circulatorio humano, pero si se «elimina» el gen responsable de ese rápido rechazo, llamado «alfa-gal» y que opera mediante anticuerpos, se puede evitar ese rechazo.

«Ahora hemos reunido más pruebas que muestran que, al menos en riñones, solo eliminar el gen que desencadena un rechazo híper agudo puede ser suficiente, junto con fármacos inmunosupresión aprobados clínicamente, para gestionar con éxito el trasplante en un humano», afirmó el cirujano.

El riñón y la glándula timo trasplantados al paciente procedían de un cerdo «GalSafe», un animal modificado genéticamente por la empresa biotecnológica Revivicor, que ha recibido luz verde del regulador de EE.UU.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba